Si hay un autor al que relaciono con la navidad es Charles Dickens. Sí, sé que es inglés pero reconozco que crecí  con su “Cuento de Navidad” en las múltiples versiones realizadas. Aunque ya os adelanto que no todas son totalmente fieles al original. Pero Dickens fue mucho más. Voy a contaros tan solo un poco de su intensa, todo daría para varios artículos. Vamos a ello.

Charles Dickens: sus primeros años

Charles John Huffman Dickens nace un mes de febrero de 1812 en Portsmouth — Reino Unido — en el seno de una familia donde, aunque su madre provenía de la clase media londinense, era su padre el encargado de aportar los medios económicos. Empleado de pagaduría en la oficina de la Armada, su talante errante y un mal olfato para los negocios, hacían que  siempre arrastrara deudas que marcaron la vida familiar. Posiblemente por este motivo Charles Dickens no recibió educación hasta cumplido los nueve años, tan solo durante tres años, el resto lo hizo de forma autodidacta.

Charles DickensDickens pasa el tiempo fuera de casa leyendo novelas, especialmente las de género picaresco y las de aventuras. Dicen que era un gran admirador de Don Quijote. Con doce años vivía con su familia en Londres, en una de las barriadas más pobres de la ciudad hasta que su padre fue denunciado y encarcelado debido a las deudas contraídas, momento en que la familia se traslada a la cárcel para vivir con su padre. Sí, habéis leído bien, todos vivían en la cárcel ya que por aquel entonces esto estaba permitido en el Reino Unido.

Fue en este momento cuando la familia consideró que Dickens ya tenía edad para trabajar y con tan solo doce años lo hizo en una fábrica de betún para calzado con jornadas de más de diez horas. Tiempo después la familia pudo dejar la cárcel y aunque más tarde y  con motivo de una herencia la situación mejoró, su madre se empeñó en que siguiera trabajando en la fábrica.

Todas estas vivencias, donde la enorme miseria estuvo presente, marcarían e influirían mucho en sus obras: los niños huérfanos y abandonados y la autocompasión son elementos recurrentes en su producción.  

Charles Dickens: evolución y matrimonio

Cuando Dickens cumple quince años empieza a trabajar como pasante en el bufete de los procuradores Ellis & Blackmore mientras estudiaba taquigrafía por las noches, lo que le hizo conseguir introducirse en el mundillo literario al comenzar a trabajar como reportero en el “Doctor’s Commons” — sociedad de abogados que ejercían el derecho civil en Londres —  pasando por diversos medios hasta que en 1834 es contratado por el diario “Morning Chronicle” como periodista político, lo que le facilita el poder viajar siguiendo las campañas de los diferentes partidos políticos.

En abril de 1836 contrae matrimonio con Catherine Thompson, hija de un abogado de Edimburgo que por aquel tiempo era consejero legal del escritor Walter Scott.  Catherine tuvo veinte embarazos, casi nada, de los que tan sólo la mitad de ellos llego a buen puerto. Dickens y Catherine, tras veintidós años de matrimonio, se separaran no oficialmente debido a la infidelidad de él, que se enamoró locamente de la joven Ellen Ternan, actriz de la época. Como curiosidad decir que en 1939 se publica el libro “Dickens e hija” donde se desvela el affaire amoroso del autor con datos mucho más concretos.

Dickens: ascenso y muerte

Charles DickensTrabajó como editor durante tres años. Gracias a sus obras publicadas  en 1841 Dickens ya gozaba de gran prestigio dentro del mundo literario, lo que hizo que fuera nombrado hijo adoptivo de Edimburgo.  Con múltiples publicaciones a sus espaldas ya, la salud de Dickens comienza a resentirse hacia 1850, agravándose al coincidir en poco tiempo con la muerte de su padre, una de sus hijas y su hermana. A partir de aquí los problemas van en aumento, los amorosos también, hasta el extremo de que su cambio de carácter llevó a que algunos de sus amigos llegaran a decir que este no era el Dickens que ellos habían conocido.

Su estado empeora cuando en 1865 sufre un accidente de tren cuando regresaba de Francia y aunque salió ileso del mismo, nunca se recuperó de lo vivido en el mismo. Cinco años más tarde, fallecería al sufrir una apoplejía de la que no se recuperó, perdiéndose uno de los más grandes escritores ingleses de la historia.

Para aquellos que amáis la imagen, os dejo un pequeño reportaje sobre vida. Muy interesante. Aquí

Dickens: ¿el primer auto publicado?

Antes de que Dickens alcanzara la fama como escritor ya era considerado un periodista consumado y tras el paso de una corta etapa como editor de la que salió bastante defraudado, se convierte en su propio editor en 1850, primero con la revista semanal “Household Words” y después con su sucesora “All the year round”. Ambas revistas fueron publicadas durante veinte años.

Dickens en estado puro: “Yo nunca habría tenido éxito en la vida si no me hubiera dedicado a las cosas más pequeñas con la misma atención y cuidado que le dediqué a las más grandes” tweet

En la primera de ellas, que duró nueve años, Dickens pretendió realizar una publicación semanal de corte serio buscando la cercanía con la sociedad a través de la crítica. A resaltar la publicación de algunas de sus obras por capítulos en la misma. “Tiempos difíciles” fue una de ellas.

Con la segunda, “All the year round”, Dickens siguió con la línea semanal pero se centró más en la ficción. A resaltar la publicación en la misma de su novela “Historias de dos ciudades” y la esmerada edición e impresión de la revista que se completaba con ilustraciones que acompañaban a las historias.

Desgraciadamente cuando Dickens fallece en 1870 la revista deja de publicarse.

A destacar su defensa por los derechos de autor que expone en varias conferencias durante su viaje a Canadá y Estados Unidos, ya que vive en sus propias carnes la rapiña editorial de la época, lo que marca su deseo de autoedición.

Charles Dickens: Sus primeros trabajos

Si algo caracteriza a Dickens y su obra es la aguda observación de todo lo que le rodea,  desde su niñez hasta sus últimos días y que, junto a la creación de unos personajes extremadamente emotivos, lo convierten en un extraordinario cronista de la época victoriana. Otra característica de su trabajo es la periodicidad semanal o mensual que le dio a una parte muy importante de su obra hasta el punto de que algunas de sus mejores novelas las publicó así; “David Copperfield”, por ejemplo. Esto lo hacía por entender que el gran público al que quería llegar, carecía de medios suficientes para leerlo de otra manera que no fuera con estas pequeñas entregas semanales o mensuales.

Dickens publica sus primeros trabajos, relatos breves, hacia 1833 adoptando para su publicación el seudónimo de “Boz”; seudónimo que pronto se haría famoso por las crónicas sobre tipos y escenas del viejo Londres con un alto sentido crítico.

En 1836 empieza a publicar una serie de relatos sobre el mundo del deporte que terminaron siendo su primera novela serializada con publicaciones mensuales y que ha llegado a nuestros días en forma de libro con el título de  “Los papelespóstumos del Club Pickwick”.

Su segunda novela, “David Copperfield”, es considerada como una autobiografía de Dickens. La similitud del personaje principal con su padre y las emotivas páginas sobre la infancia del protagonista, que coinciden con los recuerdos registrados de su vida real, hacen que sus estudiosos la identifiquen de esta manera.

Dickens: características principales de su obra

Como enumerar con detalle toda su obra necesitaría de muchos folios os diré que la obra de Dickens se inscribe en el periodo de la historia británica conocido como “época victoriana”, años que coinciden con el engrandecimiento del imperio colonial británico. Pero Dickens va más allá y su talante  crítico que imprime a todos sus escritos, hacen que aproveche los mismos para dar a conocer el lado más sórdido de la sociedad de la época que como contrapartida produce miseria y mucha injusticia que queda reflejada con ironía, patetismo y un gran sentido de la observación.

Su forma de publicar de forma mensual sus novelas hace que Dickens reciba cartas de sus lectores con sus impresiones e incluso preguntándole por los personajes, lo que hacía que adaptara el discurrir de la novela conforme la iba escribiendo. Asimismo, era común que realizara lecturas públicas de los capítulos que había escrito, dicen que debido a su enorme ego y su afán de notoriedad.

En fin, la obra de Dickens termina influyendo en muchos autores que a partir de ese momento denuncian la desigualdad social y los excesos que la sociedad burguesa victoriana realiza sobre la clase humilde en plena revolución industrial.

Y hasta aquí, estas líneas para haceros un pequeño esbozo de este gran autor cuyas obras han sido adaptadas al cine casi doscientas veces y al teatro… ni se sabe y que a pesar de su fama, fue un sincero defensor del pueblo llano y defensor de las mujeres, llegando a colaborar en la creación de un refugio para ellas, “Urania House”,

Sed buenos… y leed mucho.