El autor que nos ocupa este mes, Frank Herbert, nace en Tacoma (Washington) allá por el año 1920. Desconocido para muchos, es todo un icono para los seguidores de la Ciencia Ficción por su obra cumbre, Dune.

Siempre he considerado que algunos escritores nacen con un instinto especial que les obliga a escribir prácticamente al mismo tiempo que aprenden a leer, Frank Herbert es uno de ellos. Según se dice a los 8 años comenzó a escribir sus relatos. A los 20 años ya los vendía a los pulp americanos, revistas de gran tirada y fuerte consumo en el país  que, fabricadas con papel de escasa calidad, abarataban su coste e hicieron que el nombre de Herbert empezará a ocupar un lugar en el mundillo de la Ciencia Ficción.

Hombre polifacético, trabajó como fotógrafo, cámara de televisión, presentador de radio, analista y según algunos también como  pescador de ostras, hasta que terminó la Segunda Guerra Mundial y se centró en su trabajo de periodista, que combinaba con la escritura de relatos de aventuras que vendía bajo seudónimo a revistas de más calidad que el pulp donde comenzó su andadura como escritor.

HerbertNo fue hasta el año 1956 cuando publica su primera novela “El Dragón en el mar” conocida también como “Bajo presión” y que a fecha de hoy está encuadrada dentro del género de ciencia ficción con alfileres, habiendo perdido prácticamente todo el encanto de la época en que se escribió.

Pero cuando realmente el nombre de Frank Herbert salta a primera plana de la literatura es en 1965, año en el que publica su obra maestra y posiblemente una de las mejores del género de ciencia ficción “Dune”, una space ópera de la que beberán muchas otras obras del género.

En ella Herbert despliega todo un amplio juego de poder entre casas rivales,  mezclando intrigas políticas, religión y donde el dominio y la recolección  de la “Especia”, fundamental para el viaje interestelar y para el mantenimiento y alargamiento de la vida, se convierte en la base fundamental de la sociedad que describe y por lo tanto de su obra. Herbert da  toda una lección de supervivencia y evolución humana en un planeta desértico “Arrakis o Dune” donde plasma las inquietudes que los jóvenes de la época comienzan a tener por la ecología, introduciendo este concepto de forma contundente en la Ciencia Ficción, y convirtiendo a su libro, Dune, a día de hoy como uno de los libros más vendidos del mundo.

HerbertFue precisamente esta novela la que le hizo obtener los dos premios más prestigiosos del género, el Hugo y el Nébula, compartiendo con la novela “El Señor de las Moscas” el Premio Internacional de Fantasía.

Es en esta novela donde Herbert transmite de forma contundente su preocupación por el medio ambiente, incluso algunos dicen que tiene semejanzas con el New Age, que ha ido dejando entrever a lo largo de toda su obra y que defendió durante su vida activa dando conferencias en colegios, institutos y universidades a lo largo y ancho de EEUU , llegando a adquirir una finca cerca de Washington donde vivía de forma autosuficiente junto a su familia, hasta que con los beneficios obtenidos de una de las novelas de la saga compró una casa en Hawai, donde siguió viviendo acorde con los preceptos que impartía.

El 11 de febrero de 1986, a los sesenta y cinco años de edad, un cáncer de páncreas acabó con él, dejando en el tintero una nueva historia sobre el mundo creado en Dune  y que para entonces ya se había convertido en un autentica saga que, a fecha de hoy, otros escritores han continuado. Y esto no ha terminado.