Autor del mes: Pearl S. Buck

Hace algún tiempo os comenté que mi  afición a la lectura nace del empeño de mi madre por aficionarme a ella y reconozco que, Círculo de Lectores, le ayudó bastante en su labor. Así fue como conocí a Pearl S. Buck, la autora que os traigo este mes. Su libro, “La buena tierra”, tuvo la culpa y como si de una deuda contraída se tratara, os voy a hablar de una de las pocas mujeres que ha recibido el premio nobel de literatura. Por algo será.

Su libro, “La buena tierra” le proporcionó un pulitzer y el premio nobel. Pearl S. Buck, la segunda mujer estadounidense en recibirlo. tweet

Pearl S. Buck; su biografía

Pearl S. BuckPearl Comfort Sydenstricker Buck nace un 26 de junio de 1892 en Hillsboro, Virginia Occidental,  en el seno de una familia de misioneros presbiterianos establecidos en China. Dicen que su padre era un fanático religioso, pero lo cierto es que Pearl fue la cuarta de siete hermanos y una de los tres que sobrevivieron, pues su madre tuvo que ver morir a cuatro de sus hermanos a causa de la disentería, el cólera y la malaria que contrajeron en China.

Aunque nace en EEUU, a los tres meses de edad se traslada con su familia a China donde terminará viviendo cuarenta años a lo largo de toda su vida. Es educada principalmente por su madre y un tutor chino, lo que hace que desde muy temprana edad aprendiera  mandarín; un diablillo con ojos claros y melena roja que les hablaba y entendía, lo mejor era salir corriendo pensaban los niños del pueblo chino donde pasó sus primeros años. Cursó sus primeros estudios en Shangai, volviendo a EEUU en 1910 donde terminará Filosofía pero Pearl no conseguirá adaptarse al ambiente elitista de la Universidad de Virginia. Aunque le ofrecen un puesto como profesora de sicología en la universidad que acepta, tan solo lo desempeñará  seis meses ya que, debido a una grave enfermedad contraída por su madre, se ve obligada a volver a China para cuidar de ella encontrándose con una situación económica complicada, decidiéndose a escribir con la esperanza de ganarse la vida.

Pearl se enamora de un ingeniero agrícola llamado  John Lossing Buck, del que toma el nombre por la que se le conocería a partir de ese momento al casarse con él  en 1917, volviendo a la China profunda y superando diversos y graves problemas, incluida la guerra civil china, pero divorciándose en 1935 a causa de la discapacidad síquica de su única hija biológica y que su marido nunca aceptó, para casarse de nuevo, esta vez con su editor. Dato curioso a tener en cuenta es que, después de aquello, terminó adoptando a siete niños considerándosela como la pionera en algo que hoy en día es habitual: las adopciones internacionales.

Pearl S. Buck se caracterizó a lo largo de su vida por la defensa de los derechos de los asiáticos americanos, luchando con determinación en EEUU contra la intolerancia racial, haciendo sobre todo hincapié en el cuidado de los niños y fundando la Asociación de Oriente y Occidente en el año 1941. Más tarde, en 1949,  comienza con la agencia de adopción de  niños asiático-americanos, creando también la fundación Pearl S. Buck en 1964. Tras donar su patrimonio a la fundación fallece a causa de una larga enfermedad que no es capaz de superar en el año 1973.

Pearl S. Buck; su obra

Que Pearl S. Buck se planteara escribir para salir de la crisis económica que su familia padecía cuando llegó a China, fue todo un acierto y una gran suerte para la literatura. Su primer libro, la novela “Viento del Este, viento del Oeste”, es publicada en 1930. En esta nos habla de la difícil transición entre la China tradicional y la nueva forma de vida que comienza a implantarse en el país. El tema será recurrente en toda su obra: China, sus tradiciones y habitantes.

Pearl S. BuckSu siguiente novela “La buena tierra” donde relata la dura vida de los campesinos chinos está considerada como la mejor de sus obras, obteniendo el Premio Pulitzer en 1932. Quizás transcribir de forma magistral lo que ella conocía de primera mano tras su permanencia en la pequeña ciudad de Chinkiang, haciendo ver que la vida de los campesinos chinos era tan dura y cruel como la del resto de sus iguales en  todo el mundo le hizo obtener este premio y al mismo tiempo que la novela fuera prohibida en China. Tras esto, continua escribiendo prolíficamente hasta su muerte, recibiendo el premio nobel en 1938 por sus descripciones magistrales de la sociedad china, el segundo que una mujer estadounidense recibe y que ha sido duramente criticado hasta el día de hoy, pues sus detractores consideran que su obra deja mucho que desear a partir de esta novela.

Es curioso que Pearl S. Buck fuera una de las escritoras más leídas de los años 30 y hoy en día esté relegada en un profundo olvido. Quizás esto sea debido a que su forma fiel de describir a la entonces inexpugnable y exótica sociedad China atraía el interés de sus lectores, además de  esa forma tan particular de escribir que conecta plenamente con los lectores. Hoy en día, China, ya no es lo que era y aunque las adaptaciones al cine de algunas de sus novelas hicieran que en España sus libros pasaran a formar parte de las bibliotecas  familiares allá por los años cincuenta, lo cierto es que la sociedad americana en la misma época la estigmatizó tras la segunda guerra mundial  tachándola de comunista y, como contrapunto, en China lo fue por difundir el imperialismo, así que el desconocimiento de esta autora en nuestros días es casi total.

Aquí podemos verla en una entrevista que se le realizó en 1966 en la televisión americana.

Y así hemos llegado al final esperando que después de leer estas líneas os animéis a echarle un vistazo a alguna de sus novelas; merecen la pena.

Sed buenos y leed mucho.

Por |2018-02-15T10:21:23+00:0015 febrero, 2018|Autor del Mes|Sin comentarios

Acerca del Autor:

Jesús Coronado nace un mes de octubre de 1961. Los libros caen en sus manos muy pronto por culpa de su madre, aunque en esto de escribir tarda algo más, unos cuarenta años. Asesor fiscal de profesión, utiliza la poesía y el relato negro para distraer su mente de los números y leyes que forman parte de su devenir diario. Le gusta leer todo tipo de géneros literarios, aunque siente predilección por la fantasía y la ciencia ficción. Algunos de sus escritos se encuentran en un pequeño blog que quisiera frecuentar más.