Autor del mes: Robert E. Howard

Aquí estamos otra vez en este mes en que el verano ya golpea fuerte y es imposible no pensar en las vacaciones de agosto; unas fechas en que lo único que quieres es colocarte bajo el split del aire acondicionado más cercano sin moverte para no ponerte a sudar como un… sí, yo había pensado en el mismo animal pero ¿acaso no suda Conan el Cimmerio? ¿O Sonya la Roja? Pues eso, este mes vamos a hablar de uno de los autores que ha creado quizá a los personajes más  pringosos y sudados  de la literatura: Robert E. Howard.

Robert E. Howard

Hablar de Robert E Howard es hacerlo de uno de los autores más influyentes junto a Tolkien del llamado género de “espada y brujería” y “fantasía heroica”.

Robert E. HowardRobert Erwin Howard nace en la pequeña ciudad americana de Peaster, Texas, allá por el año 1906. Hijo de un médico rural itinerante, sin domicilio estable y machacado por los muchachos de su edad que se aprovechaban de su constitución enfermiza, le llevó desde muy joven a practicar boxeo y levantamiento de pesas, lo que le transformó en un joven fornido y apuesto, pero con un carácter huraño y solitario, que le proporcionaría una tremenda soledad. De pocos amigos, Howard los terminó buscando a distancia con las redes sociales de la época; las cartas. Uno de los principales fue el también escritor H.P. Lovecraft, con el que mantuvo una amistad a distancia que comenzó en 1924.

La soledad la compensaba con el tiempo que pasaba en el gimnasio y con otra gran afición; la lectura. Consumía libros de historia, interesándose sobre todo por la relación entre civilización y barbarie, las teorías geológicas, la decadencia de las razas y la eugenesia, muy en boga en los años veinte y que planteaba, de forma extremadamente resumida, la selección del más fuerte.

Con quince años comienza a escribir y tres años más tarde publica su primer relato “La lanza y la espada” en la revista “Weird Tales” que, dicho sea de paso, terminó publicando prácticamente toda su obra. Su éxito en el mundillo literario “Pulp” de la época hizo que en 1934 comenzara a relacionarse con Novalyne Price, una joven que un año después lo dejaría por uno de sus escasos amigos y que, además, era el editor de la revista. A partir de aquí todo fue a peor. Su madre que apenas tenía relación con su padre y que lo había sobreprotegido durante toda su vida enferma de tuberculosis. Y por si no fuera suficiente, los problemas económicos empiezan a asediarle como al resto de los americanos; la gran depresión hace de las suyas. Es en esta época cuando escribe sus mejores relatos, pero también es el tiempo en que su madre entra en un coma irreversible que hará que Robert E. Howard no soportara más esta vida y prefiriera suicidarse cuando tan sólo contaba treinta años, acabando así no sólo con su vida sino con un autor que apenas empezaba a despuntar dentro de las letras y que hubiera sido capaz de llegar a cotas muy altas como lo demuestran sus últimos escritos.

“La barbarie es el estado natural de la humanidad. La civilización es antinatural; es un capricho de las circunstancias. La barbarie siempre triunfará al final” tweet

Robert E. Howard: su obra.

Con una carrera meteórica— recordemos que tan solo tenía treinta años cuando acabó con su vida— la obra de Robert E Howard es de lo más prolífica. Se dice que consta de unos trescientos relatos e innumerables poemas. Aunque se le conoce por su trabajo en la fantasía de espada y brujería, Howard fue autor de mucho más. Escribió sobre reyes, bárbaros, piratas y puritanos así como algunos encuentros con la ciencia ficción, los detectives y hasta el viejo oeste. Pero seamos sinceros, lo que más nos “pone” de toda su obra es Conan.

Robert E. HowardSi nos fijamos un poco en los protagonistas de los escritos de sus primeros años y esto es decir prácticamente durante toda su vida desgraciadamente, nos encontramos con personajes que contienen lo más oscuro de la naturaleza humana, con una férrea determinación ante la adversidad y la lucha sin descanso contra ésta. Si tenemos en cuenta que Howard nace y crece en Texas, estado fronterizo que por aquellos años tenía muy arraigado en sus habitantes el estado de frontera salvaje, donde los problemas se resolvían a puñetazos y a tiro limpio; donde aún existía un riesgo real de que a uno le arrancaran la cabellera; donde el descubrimiento del petróleo le hizo ver en la naturaleza humana los instintos más bajos y si cogemos todo esto, y lo aderezamos con sus conocimientos de historia, Howard es capaz de dotar a sus personajes de una profundidad y particularidad encomiables. La muestra la encontramos en su personaje icónico, Conan, que en contra de lo que nos ha llegado a través de películas y series, no es tan solo un bárbaro descerebrado que zurra a todo el que se cruza en su camino sino que nos encontramos con un personaje rico y complejo, con una madurez y sabiduría que le hacen mantener su reino de forma eficaz y justa. Recordemos que el primer relato de Conan publicado en 1932 “El fénix y la espada”, nos muestra a un Rey anciano que aunque consigue su lugar por la fuerza bruta, ha sabido mantenerlo gracias a la sabiduría y la poesía.

De Conan, Robert E Howard escribe diecisiete relatos que no guardan un orden cronológico. Él mismo cuenta que lo hizo así porque al escribir estas historias sentía que el mismo Rey Conan se las contaba de forma aleatoria tal cual las recordaba. Dejó múltiples apuntes de historias que fueron completadas por otros autores póstumamente pero sin la misma suerte, pues la prosa de Howard era difícil de emular. De entre todos los relatos de Conan tan sólo a uno se le puede considerar novela por su extensión “La hora del dragón”, el resto de las existentes fueron escritas con posterioridad a su muerte. Lo cierto es que la popularidad de su personaje hizo que la literatura fantástica se llenara de bárbaros clónicos que perpetuaron en el tiempo al original del que bebieron: Conan el cimmerio.

Robert E. Howard: más allá de Conan

Robert E. HowardAunque reconozco que cuando hablamos de Robert E. Howard el primer personaje que nos viene a la cabeza es Conan, nuestro autor fue el creador de unos cuantos más que también son muy conocidos entre los seguidores del fantásticos. De entre todos ellos quizá destaque “Kull, el rey de Valusia” personaje que algunos cuentan era para el que estaba escrito el relato “El fénix en la espada” que terminó adjudicando a Conan.  Kull es un atlante que abandona su patria antes de que esta sea tragada por las aguas mucho tiempo antes de la época Hiboryana de la que procede Conan y que también termina convirtiéndose en rey. Pero como hemos dicho antes, Howard no solo se centra en bárbaros, Bran Mark Morn es un picto que se enfrenta a las tropas romanas en una Britania ancestral ayudado en ocasiones por la magia de los druidas. O Solomon Kane, un puritano que se desmarca de los personajes habituales de nuestro autor y que se pasa la vida cazando al mal en pleno siglo XVI  tanto en su Inglaterra natal como en el África profunda a base de mandoble y pólvora mezclada con un ingenio un tanto particular.

Y aunque hay otros personajes que pululan por sus relatos cabe destacar a una guerrera, “Sonya la roja” que serviría como inspiración para el personaje femenino de “Red Sonja” que Thomas y Windsor-Smith crearon en cómic como réplica al Conan de Howard.

Y aunque hablar de Robert E. Howard daría para mucho más, lo vamos a dejar aquí. Pero prometo volver con más cosas sobre él muy pronto.

Sed buenos y leed muchos.

Por |2018-08-08T09:35:40+00:008 agosto, 2018|Autor del Mes|Sin comentarios

Acerca del Autor:

Jesús Coronado nace un mes de octubre de 1961. Los libros caen en sus manos muy pronto por culpa de su madre, aunque en esto de escribir tarda algo más, unos cuarenta años. Asesor fiscal de profesión, utiliza la poesía y el relato negro para distraer su mente de los números y leyes que forman parte de su devenir diario. Le gusta leer todo tipo de géneros literarios, aunque siente predilección por la fantasía y la ciencia ficción. Algunos de sus escritos se encuentran en un pequeño blog que quisiera frecuentar más.