Autora del mes: Margaret Atwood

Este mes me centro en una autora que no estaba en la lista; sí, lo reconozco, no improviso. Mis autores están previstos, pero con el de este mes he hecho una excepción por recomendación de una persona que sabe infinitamente más que yo de esto de las letras. Aunque sí conocía que fue Premio Príncipe de Asturias de las letras en 2008, no me había planteado la lectura de alguna de sus obras  hasta este momento. Y ¿sabéis una cosa? Ya estáis tardando en echar mano a alguno de sus libros, así que para que sepáis algo más de ella este mes os voy a hablar un poco de esta autora canadiense: Margaret Atwood.

Margaret Atwood

Hablar de una autora que sigue escribiendo y mora entre nosotros en estos momentos — espero que por muchos años más — no es lo mismo que hacerlo de alguien que ya nos espera en el más allá para intercambiar sus opiniones sobre lo escrito de él o ella. Margaret Eleanor Atwood vino a este mundo un mes de noviembre de 1939 en la ciudad de Ottawa, que si la memoria no me falla es la capital de Canadá. Margaret es la segunda de tres hermanos  que junto a sus padres, pasaron gran parte de su infancia entre Quebec, Ottawa y Toronto; dicen que como consecuencia de la profesión de su padre que era zoólogo y realizaba por aquellos años un estudio de entomología forestal en esta zona.

La razón por la que se convirtió en ávida lectora quizá no fuera esta o sí, porque se criaron sin radio ni televisión, teniendo como vía de escape la biblioteca familiar en la que no le hacía ascos a ningún género literario.

En 1957 inicia sus estudios universitarios en Toronto graduándose cuatro años más tarde en Filología Inglesa,  obteniendo un máster en 1962 e impartiendo clases durante años en diversas universidades de Canadá e incluso en la de Nueva York. Aún lo hace a fecha de hoy de vez en cuando.

Margaret Atwood; su obra

“Un gran pulgar procedente del cielo se posó sobre mi cabeza y la presionó fuertemente. Así surgió mi primer poema, cargado de melancolía y romanticismo, típico de los 16 años”.Así contestó Margaret Atwod en Bilbao cuando le preguntaron el porqué se consagró a esto de escribir, no dejando claro si lo hizo por vocación o por inspiración divina, aunque terminó reconociendo que desde muy temprana edad leía todo lo que se cruzaba en su camino, incluso a día de hoy sigue leyendo hasta las indicaciones de los cereales según reconoce ella misma. Más tarde aclaró que estaba cansada de que le hicieran la misma pregunta una y otra vez y con esta respuesta genial nos demostraba su capacidad para sorprender, capacidad de sorpresa que ha sabido trasladar perfectamente a sus obras.

Margaret Atwood no sólo domina y escribe novela, si no que su obra poética es prolífica, realizando también artículos de crítica literaria así como ensayos, relato corto e incluso guiones televisivos.

Margaret AtwoodAunque reconoce que su primera vocación no fue la de ser escritora, quería ser bióloga, comienza a los diecisiete años en el mundo de la poesía, ganando en 1961 la medalla E.J. Pratt por su libro de poemas “Double Persephone”, libro que por cierto auto publicó diseñando ella misma la cubierta y con una tirada inicial de tan solo doscientos veinte ejemplares — para que luego digan que la auto publicación es un invento de ahora — y compuesto tan sólo de siete poemas.

A Margaret Atwood no le gusta hablar de influencias en su forma de escribir, su gran bagaje lector le hace recibirlas por todos lados aunque reconoce que el impacto más potente que recibió en su juventud fue la lectura  de Edgar A. Poe. Ella mismo reconoce que no es una literatura que se tenga que dejar a mano de los niños, pero sus padres se lo permitieron porque sabían que no contenía escenas de sexo y aunque le producía verdadero terror, no sabría explicar hasta qué punto ha terminado influenciado su obra. Lo cierto es que es una verdadera especialista en crear atmósferas desasosegantes, sobre todo en sus novelas distópicas.

Ciertamente podemos comprobar que en toda la obra de Atwood se puede apreciar su preocupación por el activismo ecologista, los derechos humanos y la igualdad de las mujeres y aunque en los últimos años se encuentra en la lotería de los Nobel, a fecha de hoy no lo ha conseguido.

Margaret Atwood reconoce cuándo le preguntan  que no es buena para establecer una rutina a la hora de escribir, sino que lo suele hacer a salto de mata. Comienza lentamente y cuando ve la meta cerca aprieta el acelerador y puede tirarse diez horas frente al teclado. Esto, según ella misma reconoce, tiene mucho que ver con su naturaleza errante pues aparte de las conferencias y el activismo político y social, sigue siendo profesora de diversas universidades lo que le hace tener la maleta siempre a punto y le dificulta el mantener la rutina de la que hablamos.

“Un gran pulgar procedente del cielo se posó sobre mi cabeza y la presionó fuertemente. Así surgió mi primer poema, cargado de melancolía y romanticismo, típico de los 16 años” tweet

Margaret Atwood feminista y activista

Dicen que su activismo en defensa del medio ambiente nace de su experiencia en los bosques del norte de Quebec donde su padre realizaba sus estudios de zoología. Ella misma reconoce que aprender a sobrevivir en la dificultad, a encender un fuego bajo la lluvia o disparar con un arco para conseguir alimento fue determinante para generar la preocupación que le lleva a ser una de las activistas más famosas de Canadá. De hecho, cabe resaltar que se le concedió el premio Príncipe de Asturias en 2008 no sólo por la agudeza y la ironía con la que aborda los distintos géneros sino y, especialmente, por su defensa de la dignidad de las mujeres.

Si algo hay que reconocerle es el compromiso de toda su obra con todo aquello que defiende y eso es lo que le da ese toque de excelencia y es que Margaret Atwood imagina futuros descabellados teniendo como base lo peor de la sociedad actual y además sin recurrir a viajes espaciales o robots desquiciados.

En fin, una autora a la que hay que acercarse. Espero que con estas pocas líneas os haya generado cierta curiosidad y lo hagáis. Merece la pena.

Sed buenos y leed mucho.

Por |2018-07-02T09:24:01+00:007 junio, 2018|Autor del Mes|1 comentario

Acerca del Autor:

Jesús Coronado nace un mes de octubre de 1961. Los libros caen en sus manos muy pronto por culpa de su madre, aunque en esto de escribir tarda algo más, unos cuarenta años. Asesor fiscal de profesión, utiliza la poesía y el relato negro para distraer su mente de los números y leyes que forman parte de su devenir diario. Le gusta leer todo tipo de géneros literarios, aunque siente predilección por la fantasía y la ciencia ficción. Algunos de sus escritos se encuentran en un pequeño blog que quisiera frecuentar más.