El boom latinoamericano en Europa

El impacto

¡Boom! Fue un estallido certero, justo sobre Barcelona, y de ahí fue esparciéndose al resto de Europa. Se fue extendiendo como una ola, recorriendo intempestivamente todos los rincones. Nadie lo esperaba, por tanto, su impacto fue más intenso, afectando con ello a más personas. Ante tal evento, las consecuencias aún se sienten en el mundo, dejando secuelas por doquier, a pesar de que todo sucedió entre las lejanas décadas de los 60s y 70s. Los testimonios indican que tal estallido surgió de cuatro países principalmente: Perú, Argentina, Colombia y México, colocando así a América Latina en el mapa. Se cuenta que para que esto sucediera tuvo que haber colaboradores desde Europa, una persona que se involucrara desde adentro. Más que una guerra aquello era una invasión.

Afortunadamente no estoy escribiendo sobre conflictos armados, sino sobre un fenómeno literario que surgió desde América Latina: el Boom Latinoamericano. Es probable que los autores de Hispanoamérica que más se  conocen hoy en día hayan surgido de este fenómeno, ya sea de forma directa o indirecta.

boomFue precisamente entre los años de 1960 y 1970 que una corriente literaria, liderados por cuatro autores: Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa, Julio Cortázar y Carlos Fuentes, logró conquistar Europa. Cien años de soledad, Rayuela, la ciudad y los perros, y la muerte de Artemio Cruz fueron las principales obras que trascendieron fronteras y lograron un triunfo comercial. Y justo eso es el boom, una explosión de ventas de algunas novelas en Europa. Por eso mismo existen opositores que reclaman que aquello fue una treta mercadológica, una campaña publicitaria que una editorial logró realizar con éxito y nada más.

Infiltrada

Tal vez el boom fue una mezcla entre tiempo y espacio. Por un lado, el hecho de que estos autores hayan estado en Europa tuvo mucho que ver, pues si no haber estado físicamente ahí, no hubieran podido lograr el éxito de tal manera. Y por otro lado, la escasez de buenos autores en Europa hizo que fuera el momento preciso para hacerlo, pues no había, por decirlo de alguna manera, competencia directa que pudiera mermar sus ventas. Fue el escenario correcto, en el momento correcto.

Los cuatro autores que iniciaron el boom habían emigrado a Europa, así que fue más sencillo para ellos poder alcanzar el mercado europeo como ningún escritor latinoamericano lo había hecho antes. Pero es claro que no lo hubieran hecho solos, para eso necesitaron de alguien que conociera dicho mercado: Carmen Balcells, agente literaria española. Algunos la ven no solo como una colaboradora, sino como la principal autora intelectual del suceso. Ella fue la que logró romper las barreras editoriales de la época, logrando que las obras tuvieran las ventas que alcanzaron.

El éxito de estos autores pareciera, de primer momento, que fue gracias a la campaña editorial, pero hay muchos que creen que una acometida así no se hubiera podido lograr si las obras tras de ese fenómeno no tuvieran la calidad literaria suficiente. En retrospectiva es fácil poder ver que las obras de las cuales mencionamos tienen el suficiente valor literario para poder ingresar al mercado Europeo, por lo que dudar de su calidad está por demás. No obstante, lo que es particularmente curioso es cómo se logró tal hazaña, pues ninguna obra latinoamericana había trascendido de tal manera a pesar de tener la misma calidad literaria.

Origen

boomLa región de procedencia de los autores del boom estaba pasando por una realidad muy concreta: Estaba dominada por un imperialismo en gran parte de sus países, y precisamente esto es lo que reflejaban sus obras, no solo las cuatro mencionadas con anterioridad, sino que también varios de sus trabajos posteriores, e, incluso, obras de otros autores, identificándose con la realidad de la época. Había en ellas, ya sea como temática central o como contexto de la narrativa, una analogía sobre lo que vivían los latinoamericanos. Se plasmaba en sus letras una identidad con sus pueblos. Las costumbres, las vivencias, los lugares, el lenguaje, su realidad estaba ahí y era moldeada de acuerdo al tipo de narrativa que emplearon estos novelistas. Realismo, fantasía, realismo mágico o cualquiera que fuera el estilo literario que utilizara el escritor, mostraba la idiosincrasia de sus pueblos para darles forma a sus novelas. De una u otra manera todo eso fue muy atractivo para quien leía las historias, eran fascinantes, y lo siguen siendo.

Secuelas

boomComo fuera que haya sido, el resultado es aún muy visible en nuestros días. No solo dejó varias obras que trascendieron la época, sino que fue dejando un legado de autores posteriores al boom. Algunos autores que para muchos no pertenecieron al movimiento, pero que de alguna manera también fueron beneficiados por el boom, son: David Piña (Argentino), Adriano González león (Venezuela), Miguel Ángel Asturias (Guatemala), José Donoso (Chile), Manuel Puig (Argentina) y Augusto Roa Bastos (Paraguay), entre muchos otros.

El boom fue un fenómeno que duró algunos años, pero que dejó un camino a seguir a futuras generaciones de escritores. Hay un camino trazado, que aunque sigue siendo difícil de caminar, nos da señales para intentar hacer lo mismo. Claro, la calidad del trabajo debe ser el proyectil que logre romper las barreras, pero ya Europa ha volteado a ver a Latinoamérica y esos escritores han logrado lo que muchos queremos hacer actualmente.

 

Por |2018-01-25T09:32:24+00:0025 enero, 2018|Desde el otro lado del océano|Sin comentarios

Acerca del Autor:

Raul Veliz
Raúl Véliz Salas (Durango, Mx, 1981) es licenciado en Administración de empresas y terminó la maestría en administración de negocios.