[two_third last=»no»]En el Autor del Mes de mayo, os contaremos curiosidades sobre Lord Byron.

Lord Byron provenía de una familia de navegantes. Su abuelo había sido Vicealmirante, mientras que su padre, John Byron, sirvió como Capitán. Por cierto, que a John lo llamaban “el loco” y a su abuelo “Foulweather”, lo que traducido literalmente sería algo así como “mal tiempo”. El primero debía ser todo un personaje, el segundo seguramente tendría un carácter imposible. Como suele decirse, “de casta le viene al galgo”, y Lord Byron sin duda heredó en buena parte los excesos de los hombres de su familia.

La infancia del joven George no fue nada agradable. Su padre murió de una borrachera tras otra cuando el niño tenía apenas tres años. Por su parte, su madre lo detestaba. Se sabe que en al menos una ocasión intentó golpearle con un atizador, pero probablemente no fuera el único intento de maltrato. Lo llamaba “mocoso lisiado”. El motivo era que George tenía un pie deforme. Eso no impidió que se convirtiera, al parecer, en un hombre increíblemente apuesto. Tanto, que cuando tenía solo 9 años su niñera, May Gray, abusó de él.[/two_third]

 

[one_third last=»yes»]

[alert type=»e.g. block, error, success, info» title=»»]

Lord Byron (George Gordon Nobel Byron)

Nacimiento: 22 Enero 1788

Lugar: Londres

Muerte: 19 Abril 1824

Lugar: Mesolongi, Grecia

[/alert]

[/one_third]

El pie deforme no le impidió convertirse en todo un casanova. Para demostrar que no le afectaba en nada, se dedicaba a hacer demostraciones atléticas, aunque tanto ejercicio no impedía que tuviera cierta tendencia a engordar. Lo que hacía para evitarlo, igual que la mayoría de sus coetáneos, fue matarse de hambre; y cuando esto no era suficiente, tomaba cantidades ingentes de laxantes. El verdadero alimento de Lord Byron era otro, mucho más carnal, pues practicó el sexo, o eso se dice, como nadie de la época.

Durante el tiempo que pasó en Venecia, se cuenta que llegó a mantener relaciones con más de doscientas cincuenta mujeres, y algún que otro adolescente, ¡en tan solo un año! Se dice que llegó incluso a acostarse con su propia hermanastra, Augusta Leigh. Como resultado, se convirtió en el libertino más conocido de toda Europa y corrieron mil rumores sobre su vida de excesos, uno de los más difundidos era que bebía vino servido en una calavera (de un monje, según algunos, de una antigua amante según otros). Lo que sí sabemos era una forma curiosa de recordar a sus amantes: les cortaba un pequeño mechó de vello púbico y lo guardaba, anotando el nombre de su propietario. Esta curiosa colección se conservó en la editorial londinese que lo había publicado hasta bien entrada la década de 1980, pero entonces desapareció y nada más se sabe de ella.

En una próxima entrada os contaremos más curiosidades sobre uno de los escritores más famosos de todos los tiempos.