[two_third last=»no»]El mes de abril es el más literario de todo el año, no en vano el día 23 se celebra el día del libro. Y es que el 23 de abril es un día muy literario. Es el día en el que murió Cervantes. Y es el día en el que nació William Shakespeare. Precisamente con éste último, considerado el mayor autor  que ha dado la humanidad, inauguramos una nueva sección para nuestro blog, El Autor Del Mes, en la que os contaremos curiosidades y anécdotas de las grandes plumas de la historia.

De todas las curiosidades sobre William Shakespeare, la primera que llama la atención fue que no solo nació un 23 de abril; también murió en esa fecha, cincuenta y dos años más tarde. No había nacido en una familia distinguida. Su padre, John, era fabricante de guantes, aunque tenía algunos asuntos pendientes con la ley: fue multado por tener frente a su casa un estercolero y lo persiguieron por vender lana en el mercado negro. No siempre fue así, pues John había sido un regidor respetado, si bien fue cayendo en la escala social y finalmente se le rechazó su petición para recibir un escudo de armas. Su hijo, William, en cambio sí logró ese escudo; eligió como lema Non sans droit, “no sin derecho”, haciendo referencia a que, en realidad, debería haberlo tenido mucho tiempo atrás.

 

William Shakespeare

Nacimiento: 23 Abril 1564 (se cree que nació 3 días antes de su bautismo, realizado el día 26) del calendario Juliano.

Lugar: Strattford-Upon-Avon, Warwickshire, Reino Unido.

Muerte: 23 Abril 1616 del calendario Juliano. El 3 de mayo según el gregoriano.

Lugar: Strattford-Upon-Avon, Warwickshire, Reino Unido.

 

De los primeros años de la vida de Shakespeare conocemos poco. Sabemos, en cambio, que se casó a los 18 años. Lo hizo con Anne Hathaway (no, no es la famosa actriz), que había cumplido ya los 26 años y que para cuando se celebró la boda estaba embarazada de al menos tres meses. Así nacieron los gemelos Hamnet y Judith. Y aquí se pierde la pista de William Shakespeare durante nada menos que 7 años. Hay quien dice que trabajó como amanuense, o como jardinero, o como impresor; también como prestamista, marinero, cochero… Hay incluso quien asegura que fue monje franciscano. Lo más probable es que nunca sepamos la verdad de lo ocurrido.

Pero en 1592 vuelve a aparecer cuando otro dramaturgo lo denunció por ser un “gallo vanidoso embellecido por nuestras plumas”. Es evidente, si tenemos en cuenta esas palabras, que para entonces ya debía tener cierta relevancia como autor en el Londres de la época. Sus primeras obras, de hecho, obtuvieron un éxito notable. Algunas eran comedias subidas de tono, como La comedia de los errores, y otras sangrientas tragedias. Tito Andrónico es un claro ejemplo de estas. Unas y otras le permitieron llevar una vida cómoda. Se dedicó a hacer gestiones inmobiliarias, hacer préstamos a un alto interés, pero lo que verdaderamente le hizo rico fue adquirir acciones en el Globe Theatre.

William Shakespeare engañó a su mujer de forma impune, despachaba a los recaudadores de impuestos sin pagar una libra y actuaba como si estuviera por encima de la ley mientras escribía las mejores obras de teatro.

¿Quieres saber cómo se escribía su apellido? ¿O cuáles eran sus inclinaciones sexuales? Si quieres conocer estas y algunas otras curiosidades sobre William Shakespeare, no te pierdas el próximo artículo del Autor del Mes en Factoría de Autores.