Cada vez es más diversa la procedencia de las nuevas editoriales que publican fantasía, ciencia ficción y terror en España. Es cierto que el grueso editorial sigue encontrándose centrado en Barcelona y Madrid. Sin embargo, el trabajo de editoriales periféricas, que cuidan su catálogo y lo colman con lo más granado del panorama literario nacional, no pasa inadvertido. Este es el caso de la editorial El Transbordador. Desde que se puso en órbita en octubre de 2015 con Ciudad de heridas de Miguel Córdobaha lanzado al espacio terrestre más de media centena de títulos.

Después de pasar el umbral crítico de los tres años de existencia, este proyecto editorial con acento andaluz se consolida. La editorial El Transbordador sigue acumulando nombres y obras a los que no hay que perder la pista: Ferrán Varela con El arcano y el jilguero, Daniel Pérez Navarro y sus Ritos Salvajes, etc. Por eso, repasaremos qué hicieron desde la astronave en uno de los eventos literarios más importantes del sur de España: la calurosa Feria del Libro de Sevilla 2019.

Vuelta a la Tierra cercana: parada en la Feria del Libro de Sevilla

Con las páginas aún calientes y el lomo recién encolado, llegó a la FLS 2019 una antología de lo más particular. Los relatos del volumen, que fue presentado en el marco de actividades de la FLS, tienen en común tres aristas: Portugal, la fantasía y los viajes. La organización del evento decidió que en esta edición fuese nuestro vecino ibérico el país invitado. Fue el pretexto perfecto para que la editorial El Transbordador estrenase una flamante antología en colaboración con Caja de Letras: Vuelta a la Tierra cercana.

Sus autores son algunos de los alumnos más veteranos de la escuela de narrativa: Irene Morales Fernández, Pablo José Terol, Juan Luis García Alonso, Patricia Macías García y Carmen Romero Lorenzo. Cada uno de ellos y ellas ha creado un relato completamente diferente.

Durante la presentación, se recalcó el papel de Andalucía como uno de los ejes de la literatura fantástica nacional. En el acto, además de los autores y las autoras, intervinieron dos personas fundamentales en la elaboración de la antología: Pilar Márquez (editora de El Transbordador) y Concepción Perea (directora de Caja de Letras). Ambas pusieron en valor este estupendo trabajo literario y auguraron muchas más colaboraciones. El viaje de Caja de Letras en El Transbordador no ha hecho más que comenzar.

Vuelta a la Tierra cercana: ¿qué es para ti el viaje?

Irene Morales Fernández nos ofrece en ‘Donde descansan los héroes’ la mágica aventura del joven Martiño, un lector incansable. Martiño, por accidente, acabará en el siglo XVI, rumbo a las islas Molucas. Pero no lo hará solo. Junto a él, a bordo del Saudade, estará su marino favorito, Brás de Abreu. Mientras, Pablo José Terol apuesta por un viaje interno mucho menos frenético. ‘El portugués de Moscú’ que protagoniza el relato es Diego da Souza: un hombre atormentado que busca la forma de pedirle perdón a un fantasma del pasado.

El relato de Juan Luis García Alonso nos revelará la recompensa más estimada por todas las criaturas del infierno: ‘El preciado premio’. Acompañaremos a Arcadio durante la preparación y celebración de un sorginak en el Castillo de Sintra. El Mal se acumula y nace incluso en los rincones más insospechados de la Tierra. Poco de terrestre tiene ‘Volver al mar’, el relato en clave mitológica de Patricia Macías García. Muriel es una selkie a la que han abandonado en Portugal aquellos que no quieren que suba al trono de su país subacuático. El viaje a casa comienza cuando captura a la sirena Ligia para que la ayude a regresar.

Otro personaje que también vuelve a casa es Gláucia, la voz narradora del relato ‘Las mouras’ de Carmen Romero Lorenzo. Ese verano descubrirá sombríos secretos que han rodeado a su familia durante demasiados años: muerte, creencias, supersticiones… y las mouras.

La carne y la pared: los nuevos realismos

Este año, la visita de la editorial El Transbordador a la FLS significó la visita de Àlex Marín Canals. El autor de La carne y la pared llegó a Sevilla con una jugosa presentación bajo el brazo. En ella conversaron –además del propio Àlex Marín– Pilar Márquez y David Eloy Rodríguez (encargado del postfacio de la obra). Entre los tres dibujaron algunas claves de una literatura de género que aspire a trascender y renovar las fórmulas narrativas.

Marín Canals dijo desde el principio que su obra se podría encuadrar en los «nuevos realismos». Sin embargo, La carne y la paredse puede leer también como un relato de terror o un cuento de fantasmas con varias líneas medulares: el acoso escolar, el acoso sexual, el morbo de los medios de comunicación, etc.

Después de la sugestiva invitación a la lectura en que se convirtió la presentación, pasó a la caseta de firmas. Durante estos días, también pasaron por allí otros autores del sello como José Torres Criado o Sowieski.

La editorial El Transbordador: transfronteriza y rigurosa

Además de su línea general de fantasía, terror y ciencia ficción, la editorial El Transbordador también apuesta por una curiosa línea ensayística. El último título de la colección Gasmask de Ensayo es una obra crítica de Roberto García Álvarez. En ella, se indaga en la biografía y en la imagen monolítica que tenemos sobre Edgar Allan Poe. Pero no os dejéis engañar. En la nave malagueña están siempre prestos para recorrer temas y personajes mucho más insólitos: SlenderMan como recurso ficcional, un repaso al tratamiento del dolor a través del cine fantástico, etc.

Como buena muestra de la tendencia a la hibridación —con una literatura totalmente transfronteriza— queda su colección de poesía, un Pequeño Laboratorio Alternativo. Las probetas se llenan de versos para descubrir impactantes reacciones químicas. Llamativas combustiones que genera la disolución de la literatura no mimética en un poema: una serie de comunicaciones de origen incierto es lo que David Eloy Rodríguez nos enseña en sus Crónicas de la galaxia o la búsqueda de lo vital y lo atávico sobrevuelan las ilustraciones y los versos de Las esferas animalesde Sowieski.

Quién sabe qué otros confines del universo y qué otros alunizajes le esperan a la editorial El Transbordador. Qué inclasificables títulos y qué extravagantes autores nos traerán en futuras publicaciones. Lo que podemos confirmar es que a esta nave le espera una vida larga y próspera. Sobre todo, teniendo unos pilotos tan rigurosos y exigentes con ellos mismos. Y además, tan encantadores.