¿Se puede fomentar la creatividad literaria?

Fomentar la Creatividad Literaria

La creatividad es el resultado de un duro y sistemático trabajo, Peter Drucker

Uno de las grandes preocupaciones de los escritores que empiezan es cómo pueden fomentar la creatividad literaria, cómo pueden encontrar nuevas ideas, que sean originales y no estén trilladas en el mundo de la creación de historias. Prácticamente todo el mundo acepta que para la producción artística y, por lo tanto, también para la literatura, es fundamental que se produzcan textos creativos. Los términos “creatividad”, “originalidad”, a pesar de la dificultad en definirlos, son términos obligados en toda discusión sobre arte o literatura.

Las musas y la inspiración

Normalmente, se acepta que el escritor, igual que cualquier otro artista, depende de la inspiración, de la llegada de las musas. La palabra “inspiración” significa, literalmente, “recibir el aliento”. La idea proviene de la cultura helena, cuyos artistas creían que, realmente, las musas les indicaban el camino a seguir.

El concepto de las musas fue cambiando a lo largo del tiempo. Según Pausanias, en un principio eran solo tres y se las adoraba en el monte Helicón. Eran  Meletea (‘meditación’), Mnemea (‘memoria’) y Aedea o Aoide (‘canto’, ‘voz’). Había otras tres en Sición. Y se dice que otras cuatro eran hijas de Zeus. Al final, en Grecia se establecieron un total de nueve musas: Calíope, Clío, Erato, Melpómene, Euterpe, Terpsícore, Talía, Polimnia y Urania.

Fue en la Edad Media cuando el número se redujo a siete musas, que además se asociaron a cada una de las diferentes artes liberales.

Pero quien espere a que las musas lo visiten, difícilmente escribirá una novela…

Definición de Creatividad

Hay diferentes corrientes psicológicas que en los últimos años han estudiado cómo funciona la creatividad humana, y cada uno de ellos ha ido desarrollando diferentes teorías. Así, por ejemplo, Howard Gadner, psicólogo conocido por sus investigaciones en el análisis de las capacidades cognitivas y por haber formulado la teoría de las Inteligencias Múltiples), define que tanto la creatividad como la inteligencia suponen resolver problemas y crear productos.

Por su parte, Edward de Bono, psicólogo creador del término pensamiento lateral, define a la creatividad como una descripción de resultados, englobándola en un aura mística, justificable en el mundo del arte, exigiendo sensibilidad estética, emotividad y capacidad innata de expresión.

Según Donald W. Mac Kinnon, un filósofo escocés, es un proceso que se desarrolla en el tiempo y que se caracteriza por la originalidad, el espíritu de adaptación y la preocupación de realización concreta. Y podríamos seguir buscando otras definiciones.

Lo que sí es evidente es que un escritor debe ser una persona creativa, capaz de imaginar nuevos personajes, nuevos escenarios, nuevas tramas. O, al menos, darles un nuevo significado, un nuevo marco en el que presentarlos.

Trabajando la creatividad

A lo largo de las próximas entradas de esta serie, estaremos desarrollando diferentes métodos en los que podemos trabajar, fomentar la creatividad literaria. Desde la planificación hasta el desarrollo de elementos específicos.

Fijaos que decimos “trabajar” la creatividad. Porque, como cualquier otra cosa, la creatividad puede desarrollarse; podemos fomentarla para ser más creativos.

Podría pensarse que las palabras creatividad y trabajo están reñidas. Pero no es así. Es posible buscar métodos para ser más creativos. Habitualmente se define método como un camino ya establecido  que puede recorrerse con certeza porque tiene su destino asegurado.

Una curiosa anécdota cuenta que una dama pidió a un célebre escritor que le recomendara el mejor método para conseguir una buena novela policial. La respuesta fue directa y simple: “Se debe combinar un poquito de religión, un toque de clase, una cucharadita de sexo y un fuerte ambiente de misterio”. A continuación, de la mano de este método, la entusiasta dama escribió la siguiente narración: “°Dios mío!, dijo la duquesa, estoy embarazada: ¿Quién habrá sido?”.

Semejante pieza literaria no puede considerarse un buen resultado. El método ofrecía orientaciones sugerentes, pero por sí solo no fue capaz de producir un buen escritor, ni inspirar una buena novela. Y es que el talento también influye.

Así que, prepárate para un viaje nuevo, un nuevo taller en este blog en el que desgranaremos algunas de las cosas que puedes hacer para fomentar la creatividad literaria.

Por |2017-02-03T17:35:23+00:0031 enero, 2015|Recursos Narrativos|Sin comentarios

Acerca del Autor: