John Bellairs: Lo clásico está de moda

John A. Bellairs nació en el año de 1938 en la ciudad de Marshall en el estado de Michigan y falleció a la edad de cincuenta y tres años en el año 1991 en la ciudad de Haverhill, en el estado de Massachusetts. Es un autor galardonado con múltiples premios y escritor de reconocidos best-sellers de novelas de misterio góticas, donde sus protagonistas, Lewis Barnavelt, Anthony Monday o Johnny Dixon le hicieron famoso, en obras como La Casa con un reloj en sus paredes (1973), El tesoro de Alpheus Winterborn (1978) y La maldición de la estatuilla azul, entre otras muchas. Se licenció en la Universidad de Notre Dame y en la Universidad de Chicago. Fue docente en otras universidades en Minnesota, Illinois y Massachusetts y se dedicó a escribir cuando se trasladó a su última residencia. Pasó al Salón de la fama de Haverhill en el año 2000 y en el año 2006 la ciudad realizó un mural que recoge toda su obra. Salvo los más intrépidos buscadores de obras de relevancia anglosajona, John Bellairs no es conocido ya que nunca se ha publicado en español. Será este próximo 6 de septiembre cuando Alfaguara publique su famosa obra «The House with a Clock in Its Walls» que será traducido como «La casa del reloj en la pared»su primer libro. A la vez, en el mes de octubre, las salas de cine exhibirán «La Casa con un Reloj en sus Paredes», la misma historia llevada al cine.

 

John Bellairs nos lleva a una nostalgia particular en sus novelas góticas, de clima sombrío y con nombres complicados. Según los conocedores de su obra, hay tres libros que sobresalen: La casa con un reloj en sus paredes (1973), La figura en las sombras (1975), y La carta, la bruja y el anillo (1976). Al fallecer, su obra inconclusa sería finalizada por Brad Strickland.

A partir de aquí, no leáis los aprensivos con los spoilers.

En «La Casa con un Reloj en Sus Paredes», el clima es gótico, solitario, elíptico e impregnado de humedad. Ambientada en el año 1948, el protagonista con unas características físicas definidas, Lewis Barnavelt, llega a la ciudad de New Zebedee. Es un niño impopular ya que los deportes no son lo suyo, es incapaz de nadar y, además, está obsesionado con la historia y las conferencias de John L. Stoddard. Sus padres murieron en un accidente de tráfico y lo enviaron a vivir con su tío Jonathan. En la ciudad a la que se ha trasladado, hay un hospital psiquiátrico del que se escapan los enfermos, constantemente, y saltan desnudos desde detrás de los árboles (WTF!). El protagonista nunca habla de sus padres y su tío es un solterón que juega al póker con los niños, no les pone hora de dormir y viven en una casa victoriana llena de pasadizos ocultos y habitaciones polvorientas sin utilizar. Al lado de la casa, vive la mejor amiga de Lewis, la Señora Zimmerman, adonde llega a través de un túnel secreto. Ambos disfrutan del tiempo libre con juegos oscuros de cartas y lanzándose insultos peculiares («Brush Mug» y «Hag Face»). Además, Lewis descubre que su tío y la Sra. Zimmerman son brujos, expertos en una magia extraña: las vidrieras de la casa donde vive cambian sus escenas al azar, o su tío invoca al enano de la caja de fusibles cuando llegan las vacaciones de Navidad, que puede llegar a causar un eclipse lunar.

Este libro es una obra obsesionada con la magia, una magia banal que atormenta al lector por ocultar aspectos, por dejar sin decir, insinuando lo que podría suceder, haciendo la historia más intrigante. Vemos la influencia de M.R. James y sus historias de fantasmas en la obra de Bellairs, siendo un libro lleno de misterios irresolubles, algunos importantes y otros no.

Esta obra fue concebida como una novela para adultos, pero el segundo editor que la leyó le sugirió a John Bellairs que la reescribiera para un público juvenil, iniciando la carrera del autor como escritor de literatura Young Adult. No obstante, el libro tiene una madurez y una profundidad al tratar los sentimientos que lo convierten en una de las mejores obras de ficción YA: Lewis es un perdedor, nunca llega a triunfar y su relación con la sociedad es real. Bellairs escribió muchas obras para jóvenes, pero su fama por esta primera obra desborda cualquiera de las demás obras que realizó en su carrera. La Casas con Un Reloj en Sus Paredes y las dos secuelas posteriores muestran una Norteamérica Gótica de mediados del siglo pasado, inolvidable por la extraña forma de mostrar lo oculto a los niños, lo ignoto, y, lo más importante, creo, lo adulto.

Por |2018-09-21T10:25:16+00:0027 julio, 2018|De la Literatura al Cine|Sin comentarios

Acerca del Autor:

Juan Luis García
Juan Luis nació el primer día de 1968. Llegó al colegio con tres años, no sabe si por el tamaño de su cuerpo o de su curiosidad. Escribió de pequeño pero los profes de la época le desanimaron tanto que se encaminó hacia las ciencias. Estudió Biología aunque quiso ser médico pero descubrió que la naturaleza se defiende con una toga y, ya de mayor, tras aprobar unas oposiciones del Estado, estudió Derecho con dos niñas en el mundo y una compañera inigualable. Lector empedernido desde la escuela, donde su profesora de Ciencias le mostró a un Asimov que las explicaba sin ser aburrido llegó a leer libros impensables en la actualidad con 8 años como la Ilíada o La Odisea. Incansable buscador, artesano del pan y del jabón, probó un curso de verano en Factoría de Autores para leer mejor y recordó lo que le gustaba escribir y contar sus inquietudes. Continúa formándose en escritura y desde ese verano de 2015 intenta no dejar de escribir, ni de aprender.