Libro del mes: Alicia en el país de las maravillas

En el mismo momento en que decidí hablar de Lewis Carroll como autor del mes, ya tenía claro cuál iba a ser la obra sobre la que hablaría después. Una novela que, prácticamente, todo el mundo conoce, bien por haber leído el libro o en su gran mayoría, creo, por haber visto la adaptación que Disney realizó en 1951 o la posterior y, mucho más reciente, dirigida por Tim Burton. Ahora si tenéis a bien seguir leyendo intentaré que conozcáis un poco más y de otra manera al libro que nos ocupa este mes: “Alicia en el país de las maravillas”. Vamos a ello.

Alicia en el país de las maravillas: Sinopsis

Alicia en el país de las maravillasAlicia empezaba a estar cansada de estar sentada junto a su hermana en el lago. El libro sin dibujos que estaba leyendo esta no le pareció interesante pero el conejo que vio saltar a su lado atrajo su atención. Sobre todo cuando este sacó un reloj de bolsillo y dijo “Dios mío, Dios mío, voy a llegar tarde”. Fue en ese mismo instante cuando Alicia decidió sin pensar que era mucho más interesante seguir a aquel conejo blanco preocupado por la hora.

Tras entrar  en la madriguera donde aquel conejo se introdujo, Alicia comenzó a caer hacia un mundo donde cualquier cosa era posible. Un mundo poblado de humanos; seres antropomorfos; animales que hablan y otros objetos habitualmente inanimados que, de repente, cobran vida. Todo un mundo fantástico y absurdo de principio a fin.

Alicia en el país de las maravillas: Cuándo, cómo y dónde surge la idea

Carroll publica Alicia en el país de las maravillas en el año 1865 con una tirada inicial de dos mil ejemplares que se vendieron en Estados Unidos. Un fallo en la edición quiso que no fuera en Inglaterra. Pero ¿nunca os habéis preguntado cómo un escritor puede imaginar algo así? ¿Cómo le llega la inspiración de tan absurdo y raro trabajo a Lewis Carroll? Si habéis leído el artículo sobre la vida del autor publicado hace unos días, sabréis que Carroll sentía un cariño especial por las niñas y, las hijas del nuevo decano se cruzaron en su camino.

Una velada que transcurría aburrida una mañana de 1862, hizo que las hijas del reverendo incitaran a Carroll para que les contara alguna historia con la que entretenerlas durante el paseo en barca que estaban realizando por el río Támesis. Carroll les relató una serie de cuentos fantásticos que él mismo denominó “Las aventuras subterráneas de Alicia”. Y ¿Por qué de Alicia y no de Lorina, la mayor de las hermanas  o Edith, la pequeña? Pues porque Carroll se sintió especialmente atraído por la mediana de las niñas, Alice. Hay que señalar que Alice tan sólo tenía diez años en aquel momento.

La insistencia de todas ellas y, especialmente, la de Alice para que convirtiera todas las historias que les relató en aquel viaje por el río en Oxford en un libro, le llevó a redactarlas y pasarlas a papel cuatro meses después en un formato que él mismo ilustró. El libro tuvo un éxito inmediato.

 Alicia en el país de las maravillas: el libro

Tal y como hemos comentado, el libro se vendió desde la primera edición hasta la última, pero la primera fue especial. Carroll la escribe con una caligrafía exquisita y unas ilustraciones extraordinarias. Este se la regala a la pequeña Alice en la navidad de 1863 con una dedicatoria particular y exclusiva “Felicidades para una niña muy querida”, una niña a la que unía una amistad demasiado especial. A ella le encantó y al resto de personas que leyeron aquel manuscrito también.

Viendo el gran interés que había suscitado entre los que leyeron el libro, Carroll decide poner el libro, convenientemente revisado, al editor Mcmillan que, por supuesto quedó encantado y decidió publicarlo.

El éxito le lleva a escribir una segunda parte “Alicia a través del espejo” que fue publicada en 1871.

Alicia: El por qué de su éxito

Si tenemos en cuenta que cuando fallece Carroll en 1898 ya se habían vendido más de 250.000 ejemplares de las dos partes de Alicia, una cantidad que ahora puede resultar poco impresionable pero que en aquella época se consideraba muy importante, no estaría de más conocer sus entresijos.

Alicia en el país de las maravillasComo gran científico y matemático que fue, salpicaba todas sus obras con referencias matemáticas, juegos de lógica y acertijos que pretendían estimular a los más pequeños. Y es que Carroll era muy buen conocedor de los niños, algunos dicen que demasiado, con un nivel de comprensión de su mundo muy elevado. Aunque algunos críticos dan por hecho que lo escribe como resultado de la obsesión que sentía por la pequeña Alice.

A todo esto Carroll supo añadir en sus páginas todas las normas sociales de tremenda rigidez victoriana,  mezclada con grandes dosis de humor, ingeniosos retruécanos (una figura literaria curiosa) y muchos juegos de lógica. Vamos, un auténtico galimatías. De hecho Lewis Carroll es considerado como el creador del género del absurdo o sinsentido por estas dos obras. Todo un hito del género fantástico. Como dato curioso, algunos críticos achacan su tremenda fantasía al resultado que el láudano, un opiáceo que tomaba para combatir los dolores que padecía, lo que producía en él alucinaciones que luego trasladó a las páginas del libro. Pero esto me parece más que dudoso, ya que Carroll es autor de diversas obras cuyo contenido es mucho más serio. Pero bueno, ahí lo dejo.

Aquí  os dejo un magnífico reportaje de la BBC muy reciente donde podréis ver muchas curiosidades sobre el libro y el entorno creativo. Y si queréis ir un poco más allá, un enlace  para que veáis la obra original escrita de su puño y letra, la que regaló y dedicó a la pequeña Alice digitalizada para su subasta. Muy curiosa.

Alicia en el país de las maravillas: adaptaciones

Como podéis imaginar, una obra que ha impactado tanto en el mundillo literario, sufre adaptaciones como mínimo al cine. En el caso de Alicia las adaptaciones se han realizado a teatro, cine, videojuegos, musicales, series de tv, óperas y hasta animé. Pero tranquilos, me centraré en el cine.

Aunque las adaptaciones a cine han sido varias, mencionaré la primera que se realizó en 1903; la dirigida por el director Tim Burton en 2010 y quizá la adaptación más  famosa, la dirigida por Disney en 1951. Esta, bajo el formato de dibujos animados, mezcla “ Alicia en el país de las marvillas” y su segunda parte “Alicia a través del espejo” aderezada con una banda sonora marca de la casa que resulta muy entretenida y eficaz.

En fin, un texto curioso para leer. Todo un clásico recomendable al que hay que acercarse con la mentalidad de la época.

Sed buenos… y leed mucho.

Por |2018-10-30T09:55:14+00:0030 octubre, 2018|Libro del mes|Sin comentarios

Acerca del Autor:

Jesús Coronado nace un mes de octubre de 1961. Los libros caen en sus manos muy pronto por culpa de su madre, aunque en esto de escribir tarda algo más, unos cuarenta años. Asesor fiscal de profesión, utiliza la poesía y el relato negro para distraer su mente de los números y leyes que forman parte de su devenir diario. Le gusta leer todo tipo de géneros literarios, aunque siente predilección por la fantasía y la ciencia ficción. Algunos de sus escritos se encuentran en un pequeño blog que quisiera frecuentar más.