Libro del mes: Rebelión en la granja

Cuando me planteé escribir sobre Orwell rápidamente vino a mi cabeza que el libro del mes sería “1984”, pero la actualidad hizo que me replanteara la obra sobre la que gira este artículo y cuya situación podría equipararse a la que se vive en nuestro país a día de hoy. Lo que demuestra la permanente actualidad de la sátira y crítica novela que vamos a tratar este mes: “Rebelión en la granja”.

Sinopsis

Los animales de la granja llevan a cabo una revolución conforme a lo sugerido por el viejo Mayor, el cerdo más sabio de la piara, consiguiendo expulsar al
granjero Jones, instaurando los siete mandamientos que el viejo Mayor dejará dichos y por los que se regirán todos a partir de ese momento, haciendo hincapié en el resto sobre todo del último de ellos “Todos los animales son iguales”.

Tras una mejora de las condiciones de vida y en la productividad de la granja, Snowball y Napoleón, los dos cerdos más inteligentes de la piara toman el poder. Pero las rencillas crecen entre ellos y Snowball se ve obligado a huir. Napoleón, con la ayuda de sus perros, va instaurando un régimen dictatorial que irá suprimiendo uno a uno los siete mandamientos sobre los que se sustenta la convivencia en la granja, creando junto al resto de cerdos una clase dirigente que termina sobresaliendo y tiranizando a los demás.

Los granjeros de los alrededores terminarán aceptando por interés  la humanización de los cerdos, así como las largas jornadas de trabajo y las escasas raciones de comida a la que estos someten al reto de animales.

El burro Benjamín confirmará el triunfo de la dictadura de Napoleón cuándo comunica al resto de los animales que los siete mandamientos han sido sustituidos por uno que define perfectamente la situación “Todos los animales son iguales pero algunos animales son más iguales que otros”.   

“Todos los animales son iguales pero algunos animales son más iguales que otros”.   ¿Os suena este mandamiento que Orwell plasmó en su obra? tweet

El libro

“Rebelión en la granja” es escrita por Orwell durante la segunda guerra mundial, aunque la idea original surge en 1937, terminando su redacción a principios de 1944 y siendo publicada en 1945 tras la negativa de cuatro editores y la censura del Ministerio de Información inglés que consideraba ofensiva la comparación de ciertos animales con los políticos a los que emulaba. Orwell, socialista y sumamente crítico de Stalin y el sistema de gobierno que este instaura en la Unión Soviética utiliza la sátira alegórica para denunciar el totalitarismo tanto nazi como soviético. Aunque lo cierto es que se le identifica más como panfleto anticomunista. Quizá fuera este el motivo por el que los editores no se atrevieron a hacerlo antes; escribir en contra de un aliado contra los nazis con la guerra en marcha no  resultaba adecuado.

Pero la virtud de esta obra, bajo mi punto de vista, no es que se escribiera en la fecha en que lo fue, si no lo acertado de su contenido ya que su ácida crítica es de rabiosa y permanente actualidad, ya que al margen de la evolución que los animales sufren hasta adquirir las costumbres de los humanos e incurrir en los mismos errores que este, hace hincapié en la corrupción que sufren los valores morales cuando el poder se ostenta y, no me diréis que esto no está a la orden del día. Napoleón, el cerdo que toma el poder, es una buena muestra de todo ello, rodeándose de su élite protectora — los perros — que ejecutarán a todo aquel que se oponga además de infundir el terror con el que terminarán dominando y sometiendo a todos los animales de la granja.

Los personajes que Orwell describe en su obra son totalmente identificables con  equivalentes humanos de la época en que se escribe. Dicen los estudiosos de la obra que el cerdo Napoleón es una representación de Stalin o que las gallinas y ovejas representan al analfabeto y manipulable campesinado.

Como ya he dicho, Orwell piensa en Stalin cuando lo escribe pero el contenido y las similitudes de sus personajes con el mundo real tienen mucho que ver con los grandes políticos que llegan como salvadores y que a poco que ostentan el poder terminan dejando los ideales comunes convirtiéndose en dictadores crueles, haciéndonos ver que el poder sin una gran fuerza moral, terminará pasando factura al resto de la sociedad. Eso sí, contado con un estilo cómico y grotesco

Rebelión en la granja y el cine

El libro fue adaptado diez años  después de ser escrito. En 1954 Bachelor y Halas la dirigen con acierto a través de personajes de dibujos animados que trasladan a imágenes fielmente el libro de Orwell, salvo el final ya que el burro Benjamín, el intelectual, liderará una rebelión contra Napoleón y sus secuaces.

Más tarde, en 1999, Stephenson dirigirá una nueva versión , esta vez con animales reales, que también respetará el contenido de la novela modificando al igual que la primera, el final. Esta vez el hombre volverá a tomar el poder.

En fin, una novela que no envejece con el tiempo y que describe a la perfección lo que el poder hace en la naturaleza humana. Muy recomendable.

Sed buenos y leed mucho.

 

 

Por |2018-06-01T08:15:27+00:0030 mayo, 2018|Libro del mes|Sin comentarios

Acerca del Autor:

Jesús Coronado nace un mes de octubre de 1961. Los libros caen en sus manos muy pronto por culpa de su madre, aunque en esto de escribir tarda algo más, unos cuarenta años. Asesor fiscal de profesión, utiliza la poesía y el relato negro para distraer su mente de los números y leyes que forman parte de su devenir diario. Le gusta leer todo tipo de géneros literarios, aunque siente predilección por la fantasía y la ciencia ficción. Algunos de sus escritos se encuentran en un pequeño blog que quisiera frecuentar más.