RUTA POR LA VETUSTA DE CLARÍN

 

Os proponemos una Ruta por la Vetusta de Clarín

Imagen de Hernán Piñera

Hoy queremos haceros una propuesta diferente. En un verano tan caluroso como el que estamos pasando, ¿qué os parece si nos vamos al norte, a Oviedo, para disfrutar de una de las ciudades más literarias de las letras españolas?

Sobre el autor

Leopoldo Alas “Clarín” (Zamora, 1852 – Oviedo, 1901) fue un escritor enmarcado en los movimientos literarios del realismo y del naturalismo con mucho arraigo a las tierras asturianas. De hecho, pese a que nació en Castilla, sus orígenes estaban en Oviedo, ciudad en la que desarrolló gran parte de su legado. En 1859, cuando sólo tenía siete años, la familia regresó tierras asturianas. Fue allí donde un joven Leopoldo descubrió con sus propios ojos los encantos de su geografía, de la que tanto había oído hablar a su madre.

Pronto se creó entre el artista y la localidad ovetense un vínculo que propició un torrente de cultura. Se podría decir que Oviedo y sus alrededores fueron un motivo de inspiración para sus obras. En la actualidad, la capital del Principado está envuelta en diferentes rutas literarias en las que rememorar cuentos, relatos y diversos textos del escritor zamorano. En La Regenta, la creación magistral del autor, Oviedo es conocida como Vetusta y, asimismo, describe y muestra distintas localizaciones y monumentos que todavía hoy se pueden visitar.

El inicio de la Ruta por la Vetusta de Clarín

Empecemos por la Plaza de la Constitución o del Ayuntamiento, que en la novela toma el nombre de Plaza Nueva. De origen medieval, este centro neurálgico de la localidad da cabida en unos de sus lados a la Iglesia de San Isidoro, denominada Parroquia de San Isidro en la novela. En el capítulo XII de su trabajo, se refiere a este espacio como «un templo severo, grande; el recinto estaba casi en tinieblas, tinieblas como reflejadas y multiplicadas por los paños negros que cubrían altares, columnas y paredes…».

El itinerario continúa por el Oviedo antiguo y, tras dejarlo atrás, llegamos a la Plaza de la Catedral, con ese majestuoso y característico edificio que tanta identidad le confiere a la ciudad. Adyacente a la propia Catedral, e íntimamente relacionado con ella, encontramos la Cámara Santa, donde se guardan reliquias de orfebrería. Clarín la versiona con el apelativo de Capilla Santa de las Reliquias.

En la misma localización se puede acudir al Palacio de Valdecarzana, también con simbología en las páginas de Clarín. Hablamos de un edificio que hoy en día comprende la sede de la audiencia provincial de asturias  y que en La Regenta es conocido como «El Casino». En el capítulo VI leemos: «El casino de Vetusta ocupaba un caserón solitario, de piedra ennegrecida por los ultrajes de la humedad, en una plazuela sucia y triste (…). Tres generaciones habían bostezado en aquellas salas estrechas y oscuras, y esta solemnidad del aburrimiento no debía trocarse por los azares de un porvenir dudoso en la parte nueva del pueblo, en la Colonia». Muy cerca de estos últimos edificios encontramos otra Iglesia, en este caso la de San Tirso, y que para la ficción de Clarín es la Iglesia de Santa María la Mayor.

De Este a Oeste

Al este de la ciudad y del propio itinerario clariniano hallamos la plaza de la Corrada del Obispo (La Corralada en La Regenta) descrito en el capítulo XII de «La Regenta»  como “una humeda y fria plaza de aspecto grotesco”. También luce el templo de Santa María la Real de la Corte (Iglesia de Santa María la Blanca), situado entre el monasterio de las Pelayas y el Museo Arqueológico. Una vez visitados estos dos complejos, la ruta continúa al oeste de la Plaza de la Catedral, donde veremos el Palacio de Camposagrado (rebautizado por Clarín como “La Audiencia”) y la Universidad de Oviedo. El primero es una construcción señorial llevada a cabo durante la primera mitad del siglo XVIII y del segundo se hace referencia en el capítulo XIV del libro: «El reloj de la Universidad dio tres campanadas. ¡Tres cuartos de hora! Andaría adelantado… No… La catedral, que era autoridad cronométrica, ratificó la afirmación de la Universidad…».

En nuestra ruta por la Vetusta de Clarín no podía faltar la visita a su busto en el Campo de San Francisco

Imagen de Nacho

Siguiendo con el recorrido y continuando hacia el oeste tenemos la calle Uría, conocida en el contexto de Clarín como «La Colonia». (En ese sentido, debe tenerse en cuenta que la calle Campomanes también recibe el mismo apelativo de La Colonia por parte de Clarín). Construida en el siglo XIX para conectar el centro ovetense con la estación de ferrocarril, la calle Uría desemboca hoy (o empieza, según se mire) en el Campo de San Francisco, un verdadero pulmón verde de la capital. La importancia de esta zona para la ruta se debe al busto que se erigió de Clarín.

Los últimos tramos

Ya al sur, el colofón lo ponen dos centros de interés más. Por un lado, la Plaza del Fontán (Plaza del Pan) y la Biblioteca Pública Ramón Pérez de Ayala (El Coliseo). Atención a este pasaje del capítulo XVI: «El teatro de Vetusta, o sea nuestro Coliseo de la plaza del Pan, según le llamaba en elegante perífrasis el gacetillero y crítico de El Lábaro, era un antiguo corral de comedias que amenazaba ruina y daba entrada gratis a todos los vientos de la rosa náutica.»

Una vez completado este análisis de la ruta por la Vetusta de Clarín, cabe recordar que todos estos pasos serán más fáciles de completar si atendemos a una plataforma digital que ofrece un mapa clariniano para recorrer las calles de Oviedo desde el punto de vista de Vetusta, es decir, trasladándonos a La Regenta de Leopoldo Alas “Clarín”.

Además, el mundo del autor no termina aquí, sino que podemos echar mano de otros recorridos con reminiscencias a otras obras suyas como Doña Berta, Viaje Redondo o Boroña. Así que os seguimos invitando a leer obras de tan célebre escritor para luego conmemorarlo recorriendo sus rutas y enclaves singulares.

Por si quieres ampliar más la información, te dejamos este vídeo

¿Qué otros puntos de Oviedo crees que se podrían visitar? ¡Ayúdanos con tus sugerencias a completar esta ruta por la Vetusta de Clarín!